El Escorial (la memoria de una historia)

En un rinconcito del congelador,
junto a los tuppers de caldo
y las cubiteras manchadas
de esa cerveza que estalló hace años,
está la pescadilla.
Sin cola que morderse. No hubo tiempo.
Allí está.
Escuchando la voz cansada de la Pérez Cruz
y la rumba leve de Manolo.
Enterrada en un mausoleo de frío
y de ansiedad.
Junto a los muertos de otras guerras,
a un ritmo de muerto vivo
que ni el mismo Cliff Burton
pudo seguir.
Hoy borro cassette.

El Escorial (la memoria de una historia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.