Los límites

Si alargamos las voluntades
desbordando las envidias,
solamente limitados por la luna creciente y el agua salada,
llegaremos el centro mismo del querer
al en sí mismo de las cosas importantes
justo a tiempo:
para vivir juntos;
acariciar las esquinas;
acunar los lomos recien nacidos de las primeras lluvias;
bromear sobre el tiempo;
para ser.
Los límites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s