Lej-anía

De donde tú vienes
(porque has llegado)
no hay misterios.
Todo está en mi cabeza,
o en mis manos hacia el blanco.

Allí donde tú estabas
no hay rastro
de sombras ni de amargas
pesadillas o ensueños.
No hay cuchillos.

En la casa que fue
habitan sólo abrazos
livianos, y alguna foto
con sonrisas y cumpleaños.
Felices. Cumpleaños felices.

Allá lejos
oigo rumores de tambores
y llantos. Teléfonos destrozados
por el suelo
y restos de noche sobre las mesas.
Más allá
engaños, soledades
de veneno y sexo por encargo,
sin billetes de vuelta.

Pero es otra esa lejanía
(y no te pertenece),
ni sabe a ti ni huele a vida.
Hoy se queda aquí.
Ya está. Ya pasó.

Lej-anía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s