Despertar sin ti

Con los ojos cerrados
me voy contigo
y soy un pliegue de tus pantalones,
un pellejo junto a la uña
del dedo meñique,
pero voy contigo;
y amanezco al lado de tu sonrisa,
junto a la prisa de los ascensores,
en los pasillos que curan;
y tengo hambre de mediodía,
la tuya, y juntos se nos pasa
hasta que las agujas del tiempo
frenan las de la carne;
y me cocinas, y te cocino,
hasta que llegan los sudores,
dibujamos arcos en el suelo,
con las rodillas golpeadas
o los dedos a la luna;
y nos vestimos de princesa
para gustarles a todos y a ti,
en una noche de otoño
que los bares ofrecen,
con mil sorpresas, y deseo…
que te hervirá la sangre como antes
de que yo llegara.
Para estar contigo,
aunque no abra los ojos
y se me pudran los abrazos
en un mundo tan nuevo
como la tierra propia,
a mil kilómetros del nosotros.
Y apareces sigilosa,
y me besas
para irte sin mí a todos los rincones del mundo.
Y lloro, porque no compartimos
todo,
aunque esto
no te lo deseo y mejor me quedo aquí.
Sin ti.

Pedranlonga, 26/10/2012

Despertar sin ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s