Un amor leve, quizá

Quizá este amor
sea liviano, con caricias
y todo pero leve,
y tal vez tu cuerpo sea pronto
un recuerdo posado
en la cuenca de mis palmas
allí donde vertías los besos
para los días de ausencia.

Quizá tu mejor sonrisa no la
entonarás sobre mi pecho,
ni tu vientre recogerá
mis huesos doloridos de sembrar
nuestro futuro.
Pero me mueve las entrañas
como el amor cínico de Zaratustra
al ritmo de su baile divino,
lo alumbra el candil
que al hombre identifica en la plaza;
lo baña el océano y lo empuja
la tierra que me nació.
Y eso, para mí, deshauciado
y devencijado, sediento de paz y de cordura,
es el infinito.

23/08/2012

Un amor leve, quizá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s