En la piscina de Roa II

Era un silencio de cuchillos de plástico
y de silencio.
Una distancia infinita pegada a tu piel
como un uniforme de tristeza
que se pone, y se quita.
Vacío. Por la “v”, en cualquier acepción
eras tú callada.
En la piscina de Roa II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s