A (U)na

Tengo
los ojos habituados a cada detalle, a tu nombre,
pero no a tu cuerpo. Extraño al fin. Ausente ya.
Y te di mis huellas, mis costumbres endiabladas,
todo menos yo,
mientras te alejabas,
mientras rehusabas cada pedacito de mí,
con una sonrisa,
y poco más.

Tienes todo para volver, hoy o siempre,
cada figura de mi cuerpo,
cada rincón de la tierra
que habito, que comparto contigo,
pero prometes tú voz
y no llega, y no basta, y no empieza.

No has dejado nada,
has recogido cada pelo, cada olor,
todo en tu despedida ha cabido.
Porque yo llegaba tarde. Porque tú llegabas tarde.
A ningún lugar común los dos.

A (U)na

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s